¿Qué fue lo que realmente firmé?

¿Qué fue lo que realmente firmé?

Al hacer una fuerte inversión financiera, debe ser muy cuidadoso al leer las letras pequeñas.

En el pasado, la palabra de una persona era tomada como información válida y veraz.

Lamentablemente, en la actualidad ante un tribunal, solo le respalda lo que está escrito en su contrato, motivo por el cual, es indispensable que lea cuidadosamente y se asegure que entiende y acepta todas las clausulas, antes de comprar un tiempo compartido.

Después de todo, estos son 30 años de contrato, en los que usted estará comprometido al pago de mantenimientos anuales y numerosas restricciones.

Cualquier promesa verbal, que no esté incluida en el contrato, probablemente no será confirmada por el vendedor de tiempo compartido, ni sus empresas afiliadas.

Para protegerse a sí mismo, necesita asegurarse que tiene pruebas concretas, de todo lo que se le prometió, durante la presentación de ventas.

Muchos clientes se contactan con nosotros, porque el contrato que han firmado y recibido es muy diferente a lo que se les prometió verbalmente.

En algunos casos, esto puede ser considerado un fraude o engaño y con algunos trabajos de investigación, podemos ayudar al cliente a cancelar su contrato, basándonos en las promesas fraudulentas que se les dijo.

Con el fin de evitar este tipo de fraudes, nos gusta informar a nuestros clientes las dos cosas más comunes, que las personas no se dan cuenta que están firmando:

1) Una solicitud de tarjeta de crédito.

Muchos compradores de tiempo compartido, han solicitado una nueva tarjeta de crédito, con el total de la cantidad adeudada por el tiempo compartido, sin estár al tanto que se han inscrito en una tarjeta de crédito nueva.

Durante la firma del contrato, los vendedores de tiempo compartido, le muestran a los clientes una solicitud de crédito por el financiamiento de sus casas, o un pagaré.

Se le promete a los cliente que no habrá intereses (es decir, 3 a 6 meses), lo que permitirá a los clientes, pagarlo en su totalidad, o solicitar un financiamiento más barato con su banco.

Pero tan pronto como los clientes vuelven a casa, reciben una nueva tarjeta de crédito, con un cargo por el  total de la membresía, con una tasa de interés alta, usualmente entre 19 y 26%.  

Muchos clientes, pagan la tarjeta de crédito, con el fin de evitar una tasa de interés alta.

Esto significa que pagan inmediatamente el total de la membresía y se quedan con problemas financieros,ya que tuvieron que pagar por adelantado su enganche y seguir pagando el saldo.

Algunos clientes, hacen todo lo posible por pagar y mantenerse al día con los pagos mensuales, a pesar de los altos intereses, con frecuencia terminan pagando el doble del costo de su tiempo compartido.

Algunos clientes, tratan iniciar una disputa con el banco, diciendo que ellos no autorizan el cargo o esta nueva tarjeta.

El banco, se respalda con el papel firmado por el cliente, que el vendedor le dijo que estaba firmado un crédito para vivienda, cuando en realidad, es una solicitud de tarjeta de crédito.

Es por eso que, si no entiende completamente, el documento que le están pidiendo que firme, o si algunas cláusulas son ambigüas, no lo firme.  No vale la pena arriesgar su crédito y tranqulidad

2) La equidad en el comercio.  

Los vendedores de tiempo compartido, a menudo prometen a los clientes,  tomar a cuenta su viejo tiempo compartido como capital a favor, y reducir el precio del nuevo tiempo compartido, que compren con ellos. 

 El cliente cree, que su viejo tiempo compartido se tomará a favor, en su precio de compra, y que estará libre de responsabilidades de su viejo tiempo compartido.

Cuando los documentos del intercambio llegan  para ser firmados , a menudo existen cláusulas que dicen cosas como "Voy a mantener la plena responsabilidad financiera de la propiedad" o "Yo entiendo que esta propiedad sigue siendo mía para utilizar de la manera que considere conveniente" o "No estoy dependiendo de la reventa de la propiedad para pagar mi contrato XXX.

"Estas declaraciones, contradicen lo que el vendedor dijo de manera verbal, y por lo tanto, sustituyen lo que el cliente cree que está aceptando, al firmar los documentos del intercambio.  

Frecuentemente, se le dice a los clientes que van a recibir un correo electrónico con instrucciones, acerca de dónde enviar su documentación de su viejo tiempo compartido, para efectuar el intercambio.

Cuando los clientes vuelven a su casa,  reciben una carta, donde se les dice que ya no necesitan vender su propiedad para obtener el beneficio de la nueva compra o que la empresa de reventa tiene demasiado inventario y no podrán negociar su propiedad.

 Esto deja al cliente con ambos  tiempos compartidos, y un contrato que sostiene que el comercio de su propiedad no es garantizado.

En Mexican Timeshare Solutions, le recomendamos que solicite una copia del contrato inmediatamente, de modo que  puedan revisar con el vendedor antes de salir de la oficina.



No acepte copias del contrato en CD, por correo, o sólo páginas parciales.  Es importante que como consumidor tenga una copia de cada página que firmó.

Si le hicieron promesas verbales, y su contrato por escrito no se acomoda con sus expectativas, contáctenos nosotros ofrecemos una consulta gratuita y podemos ayudarle a resolver su situación.

Información para compartir

Si te gustó este artículo, por favor ayúdenos a compartir esta información con más personas con el fin de evitar más víctimas de estafas de tiempo compartido. ¿Cómo?

 

Para saber más acerca de las semanas de tiempo compartido visite:
¿Cómo  funciona un tiempo compartido? 

25 comentarios Escriba un comentario
Deje su comentario y comparta con otros su experiencia.

Su teléfono y correo electrónico no serán publicados.

¿Por qué debería contratar los servicios de Mexican Timeshare Solutions?Porque trabajamos en base a resultados; Sin cancelación no hay pago.Consulta GRATISEnvíenos un mensaje +52 334-162-546710:00 am - 6:00 pm Hora centro